Ayudas para personas mayores con bajos ingresos

Ayudas para personas mayores con bajos ingresos

La población de personas mayores en España está aumentando. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, la esperanza de vida al nacer se sitúa en los 83 años para las mujeres y en los 79 para los hombres. Además, aproximadamente el 16% de la población española tiene más de 65 años y un 40% de ellas vive sola en su hogar. A esta situación se suma el hecho de que muchas personas mayores tienen bajos ingresos, lo que dificulta aún más su situación. Por ello, en este artículo vamos a hablar de las ayudas que existen para personas mayores con bajos ingresos.

Ayudas económicas

Existen diferentes ayudas económicas para las personas mayores con bajos ingresos. Una de las más conocidas es la pensión no contributiva, que es una prestación económica que otorga la Seguridad Social a aquellas personas mayores de 65 años o mayores de 60 años si tienen un grado de discapacidad igual o superior al 75% y no han cotizado lo suficiente para acceder a una pensión contributiva. Además, existen otras ayudas económicas como el programa de ayuda a la vivienda para mayores de la Consejería de Vivienda y Administración Local o el programa de termalismo social del IMSERSO.

Ayudas en el hogar

Muchas personas mayores con bajos ingresos necesitan ayuda en su hogar para realizar actividades cotidianas. Para estas situaciones, existen diferentes tipos de ayudas. Por ejemplo, existen servicios de ayuda a domicilio que ofrecen servicios como la limpieza, compras o cuidados personales. También existen dispositivos de teleasistencia que permiten a la persona mayor entrar en contacto con un servicio de atención en caso de necesidad. Por último, en algunas comunidades autónomas existen programas de voluntariado para personas mayores.

Ayudas en la alimentación

La alimentación es un aspecto fundamental para la salud de las personas mayores, especialmente si tienen bajos ingresos. Por este motivo, existen diferentes ayudas para garantizar una alimentación adecuada. Por ejemplo, existen programas de ayuda para la compra de alimentos, como el programa de alimentos del Fondo de Ayuda Europea para los más necesitados (FEAD) que se financia con la UE. También existen comedores sociales que ofrecen comidas a precios muy reducidos o gratuitas.

Ayudas en la salud

Las personas mayores con bajos ingresos pueden necesitar ayudas para mantener su salud. Existen diferentes programas que ofrecen servicios sanitarios a precios reducidos o gratuitos. Por ejemplo, en algunos municipios existen consultas médicas gratuitas para personas mayores. Además, algunos servicios como el transporte sanitario o las prótesis pueden ser subvencionados.

Conclusiones

En conclusión, existen diferentes ayudas para personas mayores con bajos ingresos en diferentes ámbitos: económico, hogar, alimentación y salud. Sin embargo, es importante destacar que estas ayudas no siempre son suficientes para cubrir todas las necesidades de las personas mayores y que es necesario seguir trabajando para mejorar su calidad de vida. Debemos seguir trabajando para concienciar a la sociedad sobre la situación especial en la que se encuentran las personas mayores y para garantizar que se tomen medidas adecuadas para garantizar su bienestar.